Pasión por el Trabajo

CategoriesNoticiasNo hay comentarios en Pasión por el Trabajo130 views

Es difícil establecer una definición precisa del amor.

Podríamos considerarlo como un conjunto de comportamientos y actitudes que, de manera desinteresada e incondicional, se manifiestan hacia lo que nos despierta una emoción. Desde la psicología, Robert J. Sternberg, ha señalado tres componentes del amor: la intimidad (aquellos sentimientos que promueven el acercamiento), la pasión (un fuerte deseo de unión) y el compromiso (para conservar y reproducir el amor). En pocas palabras, si nos referimos a lo laboral, amar tu trabajo es disfrutarlo y realizarlo con todo tu ser.

En el contexto laboral, el amor al trabajo se traduce en afiliarnos afectivamente de manera desinteresada e incondicional a lo que realizamos cada día, dejándonos llevar por la pasión y el compromiso en cada una de las acciones que nuestro empleo nos demande.

Dice Héctor Bohórquez, conferencista motivacional, que el amor es el toque secreto para convertir un trabajo en un estilo de vida. El amor hace que tu trabajo sea tu mayor distracción, no se puede concebir a un profesional exitoso y próspero sin felicidad en su corazón, sería como un esclavo de su obra y no un amo de su prosperidad. Ese amor que los seres extraordinarios y trascendentales de la historia plasmaron en sus obras y las convirtieron arte. Imagínense a Da Vinci sin pasión por su trabajo o a Lee Iacocca aburrido en las mañanas de ir a liderar su compañía automotriz. Ese desamor por nuestro trabajo nos hace mediocres con resultados mediocres, por lo tanto, nuestros ingresos son mediocres y vives una vida de mediocre culpando a tu suerte o a un sistema. Un vendedor que no ama su trabajo es un perdedor con sueldo. ¡Nada más cierto!

Cuando involucramos sentimientos, somos más productivos y entregados. Damos todo por el bien de la relación e infundimos un deseo incontrolable por que la emoción sea eterna.

Ya sea un oficio o una gran profesión, una persona que no invierte sentimiento en lo que realiza, JAMÁS CUMPLE METAS. Primordialmente, porque no está motivado a tenerlas y no hay incentivos para mejorar y alcanzar logros. A este tipo de personas puedes darles todas las herramientas, incentivos económicos, infraestructura adecuada y apoyo en todos los sentidos, y será como hacer castillos en el aire, sencillamente porque no existe hambre de triunfo ni lazo alguno por el empleo que realiza ni las personas que le rodean.

La pasión por el trabajo se percibe fácilmente porque lo reflejas en cada cosa que haces, como bien decía Confucio: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”. Si disfrutas lo que haces, de inmediato se nota y contagias a las personas de tu alrededor de forma positiva.

Es por eso que a continuación te presento las tres formas para cultivar tu pasión por el trabajo:

Conoce lo que te motiva. El tiempo vuela cuando realizamos algo que nos gusta y nos llena plenamente. Hay que analizar cual actividad es la que disfrutas realizar, por lo menos lo que más se les parezca. Esto también nos ayuda a identificar las actividades para las que somos buenos y, con ello, no sólo entregarnos a nuestro empleo, sino también adquiriremos experiencia en lo que nos gusta y a lo que nos dedicaremos el resto de nuestra vida laboral.

Plantea retos. Fijarse objetivos permite sentirse vivo y salir de la rutina, además de tener una gran satisfacción y sensación de éxito una vez lograda una meta. Cada idea no sólo ejercita la creatividad, sino también nos permite practicar estrategias ante cada situación.

Prográmate. No olvides en un rincón tus responsabilidades. Si dejas todo para después, poco a poco lo que no nos gusta será mayor a lo que disfrutas, y entonces el trabajo se tornará monótono y ‘sin chiste’. Dedícale cierto tiempo del día a lo que realmente te gusta, pero busca el lado positivo a tus actividades en general. Verás que con el tiempo te volverás una persona muy productiva por el simple hecho de transmitir dedicación a tu trabajo.

Cultivar pasión por tu trabajo conlleva a ser exitoso. No dejes que la rutina te consuma y evita dejarte llevar por aquellos que padecen un empleo en lugar de disfrutarlo.

Autora: Miriam Lechuga Meza