Tres Claves para pasar de Buen Empleado a Destacado. ¡Hazte notar!

CategoriesNoticiasNo hay comentarios en Tres Claves para pasar de Buen Empleado a Destacado. ¡Hazte notar!281 views

En toda empresa existen empleados que cumplen con sus objetivos, son proactivos, trabajan duro y se comprometen con su empresa, sin embargo, es común ver cómo una persona eficiente puede pasar años realizando la misma actividad sin avanzar en su carrera.

Para destacar y atraer la mirada de las personas que nos pueden ayudar a obtener más y mejores oportunidades, es necesario dar el salto del buen empleado al empleado destacado, que se caracteriza por ser competitivo y capaz de añadir un valor a la organización. Trabajar duro y hacer las cosas bien es sólo la mitad de la tarea cuando el reto es impulsar nuestra carrera. Sigue estas recomendaciones y hazte notar:

Visualízate como un producto.

Desde que nos integramos al mercado laboral, entendemos que existe oferta, demanda y competencia. Nosotros vendemos fuerza de trabajo, talento y conocimientos, y las empresas contratan capital humano que les permita funcionar.

Como empleados o profesionistas, es importante que nos visualicemos como un producto atractivo: un empleado eficiente que brindará beneficios a la empresa. Para que las empresas estén dispuestas a pagar más por nuestro trabajo, es necesario diferenciarnos, es decir, ofrecer ‘algo’ adicional en comparación con nuestra competencia.

Una manera de lograr esta diferenciación es a través de la capacitación profesional. Invertir en capacitación siempre será rentable para cualquier profesionista, sobre todo si conoce su industria y se enfoca en fortalecer los conocimientos que las empresas están buscando.

Idiomas, manejo de programas de cómputo, certificaciones. ¿Cuáles son las competencias que exige tu profesión? Incrementar tus áreas de conocimiento de manera constante, te convertirá en un elemento realmente interesante para tu empresa actual y otras empresas. Aquí algunas competencias clave:

  1. Idiomas.
  2. Ventas.
  3. Planeación Estratégica.
  4. Habilidades de Comunicación.
  5. Finanzas.
  6. Computación/Manejo de software.

Cuida tus relaciones laborales

Que tus colegas tengan un buen concepto de ti a nivel personal y laboral puede ser tan determinante en tu carrera como tu talento o tus conocimientos. Cuando logramos establecer vínculos profesionales sólidos con miembros de diferentes departamentos, fortalecemos la cooperación entre las áreas, lo que permite que el trabajo se realice con mayor eficiencia.

Además, cuando somos capaces de obtener ayuda de nuestros colegas, mostramos habilidades que en el futuro pueden servir para manejar un equipo de trabajo, competencia indispensable en puestos de mayor jerarquía.

Ofrece soluciones

Las empresas definen el perfil del puesto y establecen las funciones del mismo, pero cuando un empleado va un paso adelante de lo que se espera de él y se anticipa a las necesidades de la empresa, su trabajo es más valorado.

En cada una de tus actividades, así sea la más simple o rutinaria, esfuérzate por dar algo extra. Toma la iniciativa para realizar alguna actividad que el resto pase por alto, aunque no forme parte de tus funciones, e identifica las áreas de oportunidad que pueden atenderse para mejorar el trabajo.

Mantén una actitud positiva al trabajo. Es muy común que las personas enfrenten situaciones retadoras o un proyecto intenso con un automático: ‘No se puede’. Evítalo y mantén una convicción de que es posible y que vas a intentarlo.

Ser innovador y proponer una estrategia para resolver un problema, es una forma infalible de destacar. Para hacerlo, hay que observar y conocer a profundidad tu negocio. No es necesario proponer cambios radicales; una idea para reducir costos, ahorrar tiempo o maximizar recursos, puede tener un valor extraordinario en tu organización. No sólo identifiques problemas, piensa en soluciones. Cuando sólo haces observaciones sobre lo que no funciona, simplemente te estás quejando, no estás aportando nada útil para mejorar.

Un consejo adicional para ser reconocido, es disfrutar lo que haces. Una persona que encuentra la motivación para hacer su trabajo con entusiasmo, siempre lo proyectará hacia otras personas. Será capaz de controlar mejor el estrés, efectuar las tareas con eficacia y contagiar a otros miembros de su equipo.